sábado, 5 de enero de 2013

Testing Manga 02 - Naruto


Publicado: Noviembre de 1999 hasta la actualidad
Autor: Kishimoto Masashi
Género: Aventura, Fantasía, Acción
Volúmenes: 63 actualmente


TESTING GENERAL

Naruto es un manga que empieza con un mundo muy atractivo, con un planteamiento genial, con unos personajes interesantes, y con un sistema de combate basado en el chakra muy original. La primera parte de Naruto me parece de lo mejorcito que he leído en manga de aventuras. Naruto va superando obstáculos, haciéndose cada vez más fuerte, aprendiendo de todas las personas de su alrededor, y presentando una evolución física y mental de acuerdo a todo ello y madurando en su historia. Sin más historia que la de verle progresar, no se echa de menos nada más complicado, ya que incluso cuando aparece Akatsuki, lo hace de refilón y sin molestar mucho, sin romper la línea que la serie iba marcando.

Pero la segunda parte es otro cantar. El propio Naruto cambia. Deja de ser el chico alocado e ilusionante que aprendía a duras penas y con un esfuerzo sobrehumano. Se convierte en alguien serio, dejando el humor a un lado, y que tiene unos progresos en sus habilidades de una forma tan rápida que deja en ridículo a su yo anterior. Al yo que creo que fue el que nos pudo conquistar a muchos. La historia también sufre ese cambio, complicándose y girando de una forma muy distinta a la conocida, y lo peor, no de la forma adecuada.


TESTING CON SPOILERS

Se me hace difícil hablar de la evolución de Naruto sin airear spoilers alegremente. Las dos partes del manga que diferencio son obviamente separadas por el salto temporal. Esa separación no solo avanza años ficticios, sino que cambia en Kishimoto el modo de plantear la historia.

Hablando primero de la niñez de Naruto, no tengo más que buenas palabras. Si bien el inicio y saga de Zabuza no me dijeron mucho, se me caía la baba con el examen de Chunin y todo lo que conllevó. Los novatos de Konoha, encabezados por Neji, Rock Lee, Kiba, y sobretodo, el genial Shikamaru, hacen delicias de esa parte del manga. Les sumamos un Naruto divertido y soñador, y un Sasuke todavía humano, y nos sale un grupo protagonista muy notable. Capitaneados por Kakashi y posteriormente el gran Jiraiya, por supuesto. En el lado de los enemigos, tanto Gaara en un inicio como Orochimaru y sus secuaces después, dejan el listón altísimo. La persecución final de Konoha tras Sasuke y las batallas que allí se dan son crema de la buena.

Pero llega el salto temporal, y con él, una capa oscura que de pronto alcanza al manga. Un Naruto, no más maduro, sino menos niño, pierde carisma a la vez que Sasuke pierde el norte en pos de una venganza hacia algo estúpido. Al igual que pierde el norte la propia historia. Si bien es cierto que al principio se mantiene interesante, concretamente hasta el ataque de Pain a Konoha, a partir de ese momento Naruto como obra baja enteros y calidad a un ritmo alarmante, hasta convertirse como es ahora en un manga complicado que intenta abarcar tantas cosas que no abarca ninguna.

Kishimoto se carga todo el peso que los antiguos protagonistas tenían, dejando en un lugar patético a los Neji, Rock Lee y compañía, con la única excepción de Shikamaru, que tuvo su momento de gloria vengando a Asuma y cargándose (aunque no literalmente, ya que no se puede) a Kakuzu. Todo se convierte en una relación Naruto - Sasuke (bien podría haberse llamado el manga así) que caminan por las cuerdas que los dioses Tobi - Madara les van soltando.

La guerra se le quedó grande a Kishi. Las resurrecciones acaban con la gran imagen dejada por Itachi. La guerra destruye no países, sino el propio sentido de la serie. Multitud de nuevos personajes presentados para nada, miles de muertes en las que nadie conocido se ve envuelto, estrategias militares ridículas dignas del peor relleno del anime. Y ahora, que estamos llegando al final, el manga sigue destilando ese aura. Tendrá sus defensores, pero este no es el Naruto que me hizo devorar capítulos antaño.



VALORACIÓN

Dibujo: 8.5. No es mal dibujo el de Kishimoto, con unos diseños bastante atractivos y diferenciados entre sí. En mi opinión, donde peca es en las batallas, sobretodo según avanza la historia, en las que reina el caos en las viñetas y no deja nada claro qué pasa exactamente en ellas. 
Línea argumental: 8. Más allá de los gustos, la línea que sigue Naruto está trabajada. Pese a esos momentos donde parece que Kishi se saca las cosas de la manga, puede dársele el beneficio de la duda y tomarlas como pensadas (aunque no lo creo). Y en este caso contemplado, el manga tiene cierta coherencia.
Personajes: 7. Difícil de evaluar. Los de la primera mitad, muy buenos. Los de la segunda, muy malos. Pero Minato corresponde a la segunda, por lo que no puede valorarse como nulo un segmento en el que aparece un personaje tan impresionante como este.
Duración: 5. Naruto está durando demasiado. Y fruto de ello son los desvaríos actuales. Quizá presionado por la editorial, el autor ha dejado que el caos reine en su teórica parte final y la ha dejado para el arrastre. Esperemos que al menos tenga un final que deje contenta a la mayor parte de gente posible.

Nota para Ruff: 7.75

Los mejores momentos siempre permanecen en la retina de quien los disfruta. Y Naruto me ha dado muchos. Ante la evidente rabia que me produce su evolución, nunca podrá salir de mi boca o mi teclado que es una mala serie. Guardo bien la parte correspondiente a su inicio, y será una parte que no me importe releer cada cierto tiempo para disfrutar como cuando era adolescente. La segunda parte... pues ahí está. Y es que, qué mona era Hinata con el pelo corto. Con él largo... Bueno, no le diría que no a un café. Y ya.

2 comentarios:

  1. El dibujo de naruto no merece esa nota, sobre todo en los ultimos tomos

    ResponderEliminar
  2. Teniendo en cuenta los últimos tiempos, pues seguramente no. Pero he querido analizarlo de manera global, desde el inicio en el que sí estaba mucho mejor.

    ResponderEliminar