miércoles, 13 de junio de 2018

Un año después... Ao no Exorcist (Blue Exorcist) (IV)


Testing Manga 15 - Ao no Exorcist - 9 de junio de 2013
Un año después... Ao no Exorcist - 9 de junio de 2015
Un año después... Ao no Exorcist (II) - 12 de junio de 2016
Un año después... Ao no Exorcist (III) - 13 de junio de 2017

Bienvenidos otro año más a mis comentarios sobre un manga que no me gusta. No sólo eso, sino que me va gustando incluso menos progresivamente. Los personajes, a los que llegué a valorar positivamente en los inicios, cada vez me caen peor y me parecen peor llevados. Los diálogos, la interacción entre ellos... Todo fatal. Y si añadimos esta variable a la ya de por sí horrible narrativa, nos queda una serie a la que no le deseo más que un final lo más pronto posible para no tener que leerla más. Pero esto último ya es una tara mía, que no soy capaz de dejar mangas a medias y no arrepentirme de ello. No tiene pinta de terminar pronto, así que nos seguiremos leyendo echando pestes de él. En cada nueva entrada le voy bajando la nota, así que si se prolonga mucho quizás acabe en negativo. Ojalá.

SPOILERS

Entre los tumbos que va dando esta obra cada cierto tiempo, en esta ocasión toca centrar a los protagonistas en torno a la boda de un personaje que no le importa a nadie. Esto realmente da un poco igual, porque enseguida el peso argumental recae en Yukio y en sus problemas de identidad. De tan loco que se vuelve, acaba disparando al señor Pheles, que me parecía interesante al principio y ahora sólo me resulta pesado, y rompiendo la frontera entre el mundo de los demonios y el real. Ahora está con los Illuminati y con Shima, que por muy poquito logra salvarse de la quema de brujas a la que someto a este manga. Entre todo esto, Rin ha renacido de sus cenizas y ahora es más blanquito. Los últimos capítulos en los que viaja al pasado y observa los acontecimientos que dieron lugar a su nacimiento no están mal, tengo que admitir. Pero es que tengo el listón tan bajito que ya me conformo con poca cosa.

Ao no Exorcist en el último año

Desciende

Nota para Ruff: 5

lunes, 14 de mayo de 2018

Un año después... The Promised Neverland


Testing Manga 69 - The Promised Neverland - 14 de mayo de 2017

Es posible que cuando escribí en su momento sobre TPN, ese nombre aún no os sonase de nada. Pero a estas alturas, si seguís el mundillo del manga un poco, es difícil que no sepáis al menos de qué hablo. En algo menos de año y medio de publicación, se colocó como el 12º manga más vendido del año 2017. Con apenas seis volúmenes publicados, sin anime. Y os aseguro que va a ir a más. Ya se ha editado en España y se está dando a conocer entre el público internacional. El año que viene tendrá anime con toda seguridad y ahí es donde vendrá su explosión. Perectamente justificada, por supuesto. The Promised Neverland es lo mejor que le ha pasado al shonen en muchísimo tiempo.

La serie está actualmente en su fase de madurez. Quedan misterios, pero varios de los más gordos ya se han desvelado. Muchas cartas están ya encima de la mesa y no debería tardarse demasiado en empezar a jugarlas. Hace poco, los autores revelaron que la obra llegó a lo que ellos consideran que es su ecuador, estimando así que no será una historia demasiado larga, de unos 15 volúmenes aproximadamente. Nunca me acabo de fiar de estos comentarios, ya que el poder de las editoriales es muy grande y no suelen dejar morir a una gallina de huevos de oro en tan poco tiempo. Además, me resultan pocos tomos para todo lo que parece que la serie va a abarcar. Por el bien del propio manga, espero que respeten los tiempos que su guionista tiene preparados y culmine la obra referencia que está creando. Ahora es cuando llega lo más complicado: darle una resolución a la trama que esté a la altura de las expectativas creadas. Difícil, realmente difícil. Pero démosle confianza, que se lo ha ganado. Respecto al dibujo, sólo tengo halagos. Demizu Posuka me tiene enamorado.

SPOILERS

Aviso: se viene un buen tocho. Como buena seriespoiler, hay muchísimas cosas que comentar y cábalas que hacer. Repasándola cronológicamente, encontramos que en la caja en la que Norman halla la pluma que le dejó Krone hay también el molde de una llave de la que todavía no se ha hecho eco. Como tampoco se ha dicho nada del colgante que Musica le da a Emma en el momento en el que se despiden. Esta última parece que finalmente cambia de idea respecto a los humanos y quiere ayudarles, y es la primera que hace mención a los Siete Muros. Sung-Joo, por su parte, tiene otras razones relacionadas con poder cazar como en tiempos pasados.

En esta primera etapa de escape comprobamos que los libros de Williams Minerva son en realidad guías para los niños. No quiero pensar mal, pero el héroe de esos libros es un chico llamado Ugo que va con su lemur Marvine en el hombro... tal como Lewis y su mono. ¿Habrá alguna clave en esos libros para derrotarlo? Se especula mucho con que el verdadero Lewis es el mono y que es a éste al que hay que derrotar. No acaba de gustarme mucho esta teoría, pero sí que creo que mono no va a resultar ser una simple mascota.

De las explicaciones sobre la promesa se extrae que hay gente que viaja entre ambos mundos. Ya sabemos que WM no está operativo, pero sus seguidores siguen propagando su ideal. Esto queda totalmente en evidencia al ser un humano dentro de Grace Field el que deja caer la pluma junto a Krone, lo cual me mosquea porque en principio no parecía haber razones evidentes de que Krone se la iba a hacer llegar a los niños. ¿Habían predicho su traición? Esta persona podría incluso no ser parte del personal de la planta, ya que tanto en ésta como en las otras tres granjas premium existe un camino hacia el mundo humano que facilita la presencia de infiltrados.

Vamos con la llegada al refugio y la aparición del hombre al que llamaremos Míster y el misterio de su nombre. El no revelarlo nos hace pensar que por sí mismo es relevante, pero sinceramente no se me ocurre nada con lo que relacionarlo. ¿Quizás se apellide Ratri? Pero no me parece suficiente razón como para no revelar al menos su nombre. Esto me hace pensar también en aquel enemigo del que tampoco sabemos su nombre y se nos muestra en su lugar un garabato. Música incide en que finalmente lo tendrán como enemigo, y por otras menciones no podemos pensar en otra cosa que no sea una forma de nombrar al jefe demonio. ¿Pero por qué el misterio? Más allá de esto, sabemos que Míster escapó de Glory Bell hace 13 años, cuando tenía 16, por lo que actualmente tiene 29. También se le proporcionó a su grupo una pluma. Qué viñetaza la de Emma amenazándolo con reventar el refugio si se negaba a ayudarles. De mis favoritas del manga.

Goldy Pond nos trae aún más información. Allí está Lucas, salvado por una chica anónima caída cinco años después. Ahora está rodeado de niños procedentes de Grand Valley, llevados allí por Bayon, y dejándonos así sólo por conocer a alguien de Goodwill Ridge. Se nos revela también que existe otra granja extra llamada Lambda 7214 en la que se hacen pruebas con niños, y precisamente de allí es Adam, un chaval enorme de inteligencia reducida. Descubrimos que es ahí donde tienen a Norman y donde Adam estaba antes de llegar a Goldy Pond. ¿Cómo y por qué ha acabado allí entonces si no es una granja donde Bayon tenga influencia? Además, parece algo lento mentalmente. ¿Para qué iba a quererlo como sujeto de caza? Su fijación con Norman también nos revela que no hace tanto que está allí si han coincidido juntos. ¿Es posible que él y los otros niños que vemos sean de alguna manera clones de Norman? El objetivo sería conseguir un número ilimitado de niños de calidad premium como él ahorrándose todo el proceso de cría y cuidado de bebés de calidad desconocida. Y por eso siguen estimulando a Norman, para conseguir cada vez mejores genes.

Usando la pluma como llave, Emma y Lucas entran en la habitación del búho hasta entonces inexplorada. Dentro encuentran una gran cantidad de ordenadores y máquinas que pasan muy por alto y que por el momento desconocemos para qué sirven. Tras ello, una isla en medio de un lago de agua que no moja. Y ya sí, después, el ascensor y el teléfono que nos descubre que James Ratri, alias WM, probablemente lleve muerto varios años. La grabación data de 2031, unos 15 años atrás respecto al momento actual. Las opciones que propone a quien sea que encuentre aquel lugar son tres: contactar con sus compañeros para que les saque de allí, romper la promesa o encontrar los Siete Muros. ¿Qué puede suponer esta opción que sea diferente a las otras dos opciones? Otra cuestión sobre la que no se me ocurre nada. Este manga me deja muy fuera. Como sea, habrá que pasar por encima de Garabato y de Peter Ratri, si es que no son el mismo individuo. Ya saben los datos necesarios tanto para escapar como para llegar a los Siete Muros, así que sólo falta que tras este arco suelten de qué va esto.

Y llegamos al momento actual, con el plan de ataque hacia los demonios. Sólo resta Lewis por reducir, el más complicado de todos. En el último capítulo lo hemos visto moverse a una velocidad imperceptible para Emma, así que dará mucha guerra. Por ahora no está confirmado que ninguno de los niños que lucharon contra sus compañeros esté muerto, aunque hay alguno realmente malherido. Me decepcionaría mucho que de este enfrentamiento salieran todos vivos, así que espero mucho de Lewis. El desempeño de Míster en batalla lo hemos visto ahora mismo reduciendo al demonio en traje ajustado de cuero, así que hay opciones de ver un versus realmente atractivo.

Venga, que ya acabo. Sólo abrir unas cuantas preguntas más. ¿Cómo puede acabar esta historia? ¿Qué recontranarices pueden ser los Siete Muros? ¿De verdad hay alguna solución que no pase por romper la promesa? ¿Veremos a Phil ser una máquina de matar demonios en el futuro? Espero que sí, me encanta ese niño.

The Promised Neverland en el último año...

Se mantiene

Nota para Ruff: 9

lunes, 30 de abril de 2018

Un año después... Yuragi-sou no Yuuna-san


Testing Manga 68 - Yuragi-sou no Yuuna-san - 30 de abril de 2017

Aunque suene a disculpa tonta, no soy especialmente fan del género ecchi. En la mayoría de ocasiones, los momentos picantes de estos mangas me suelen parecer grotescos e incluso de mal gusto. Pero también tengo que admitir que Yuuna y sus amiguitas de las aguas termales me han caído en gracia. Las viñetas de desnudos suelen ser tan ridículas y exageradas que consiguen sacarme alguna sonrisa. Me gusta pensar que es intención del autor y que no solamente quiere excitar, porque hay situaciones que parecen sacadas de una tira cómica. Con esto y que he acabado cogiéndoles cariño a algunas de las chicas, me da de sobra para entretenerme con cada capítulo y apostar por quién se va a quedar finalmente con Kogarashi. Jugando sobre seguro diría que será Yuuna, aunque Chisaki viene pisando fuerte. Me gustaría que lo consiguiera Sagiri, que es mi preferida junto con Yaya, pero a esta última le da todo un poco igual. Veremos.

SPOILERS

Lo más relevante para este manga es que vayan sumándose nuevas chicas para poder mostrarlas en cueros y dar lugar a más situaciones locas con distintas protagonistas, y eso es lo que ha ocurrido. Karura se une a la lista de aspirantes al amor de Kogarashi tras una saga algo más larga y diferente a las habituales, con la acción muy presente. Junto a ella viene Matora, una de las pocas no interesadas en el protagonista y obsesionada con Nonko por ser una Yoinozaka, aunque ésta no muestre demasiado ese poder que se le supone. A su vez, se revela que Kogarashi pertenece a los Yatahagane y que por eso posee habilidades paranormales.

Otro nuevo personaje es Todoroki Shion, que en principio parece que va a brindarle su apoyo a Chisaki en la búsqueda del amor. Y digo en principio porque algunas de las que creíamos ajenas a Kogarashi están empezando a inclinarse hacia el otro lado, como Sagiri. Con la excusa de que su misión es hacerlo parte de la familia, se está empezando a pillar por él, como no podía ser de otra forma. Oboro, que sólo lo quería por sus genes, ahora también se siente atraída por su carácter. Y la lista seguirá creciendo. Pero no contéis en ella con Yaya, ganadora de la divertida batalla de pistolas de agua y que sólo ha querido al chaval para que le preparara pescado. Es la mejor.

Lo que ha avanzado poquito es el misterio de Yuuna y la razón por la que se mantiene como fantasma en la posada. Ahora sabemos que se trata de una Tenko llamada Genryuusai gracias a Katsuragi del clan Youko, que quiere poseerla para hacerse con el gran poder que supuestamente esconde. Sólo han sido dos capítulos sobre este tema, así que parece que Miura quiere llevarlo con calma. La verdad que tengo curiosidad. Al final, por unas razones u otras y sabiendo para lo que da, me está gustando este manga. No se lo digáis a nadie.

Yuragi-sou no Yuuna-san en el último año...

Se mantiene

Nota para Ruff: 5

jueves, 26 de abril de 2018

Testing Manga 86 - Lost World


Publicación: Año 1948
Autor: Tezuka Osamu
Género: Ciencia ficción, aventura, comedia
Volúmenes: 2

Hace cinco millones de años, un trozo de la Tierra se desprendió y comenzó su propio periplo espacial. Nombrado como Mamango, en su superficie se ha abierto paso la vida de una manera diferente a la de nuestro planeta. El profesor Shikishima Kenichi descubre que su trayectoria lo llevará de nuevo cerca de la órbita terrestre y decide organizar una expedición que sufrirá varios contratiempos.


TESTING GENERAL

Aquí encima, en el encabezado del blog, podéis leer aquello de "sommelier del manga y el anime". Tengo que admitir que, pese a utilizarlo en tono cómico, a veces siento un poco de vergüenza cuando lo veo. Creo que leo bastante manga (anime veo algo menos), pero tengo la espinita clavada de no haber leído muchos de los clásicos de este mundillo. Y hablar de clásicos va de la mano con Tezuka Osamu, conocido por ser el impulsor del manga moderno. No voy a contaros aquí nada de Tezuka que no podáis leer de manera más amplia y acertada en otras páginas dedicadas, así que si no le conocíais, corred a googlear su nombre. Particularmente, conozco bastante sobre Tezuka e incluso he ido a algunas charlas sobre su obra, pero por lo que sea nunca me había puesto con uno de sus mangas. Por pura casualidad, Lost World cayó entre mis manos y se ha convertido en mi primera toma de contacto con su pluma.

Quiero poner en contexto primero el manga y luego mi opinión. Se trata de una serie dibujada en 1948, momento en el cual una narración como la que presenta Lost World suponía algo revolucionario en la industria. Por muy básico que nos pueda parecer esto hoy en día, se trata de una historia larga, de más de 200 páginas, y con una progresión lineal a lo largo de las mismas, que no era algo para nada común en esos años. Tiene un mérito tremendo, fue un pilar para la evolución del manga, y mi respeto por ello es absoluto. Pero he leído la obra esta semana, en 2018. Y quiero dejar mi impresión como alguien que lee hoy en día una serie de hace 70 años y lo que siente al hacerlo, dejando a un lado todas sus virtudes de la época ya comentadas.

Lamento decir que mi opinión sobre Lost World no ha resultado ser todo lo positiva que pensaba. Creo que un manga así actualmente es muy difícil de leer. Lo que más me llama la atención es el poco sentido que presenta su desarrollo, movido más por la continua sucesión de gags que por la coherencia. Lo primero que sentí tras leer unas cuantas páginas fue que estaba ante uno de los primeros cortometrajes primigenios de Disney con el humor de las tiras de un TBO o Super Mortadelo. Me resulta muy curioso el uso indiscriminado que se hace de la violencia y las armas de fuego, llevándose por delante a varios personajes sin ningún tipo de reparo. Literalmente. En muy pocas ocasiones esas muertes suponen un impacto para sus compañeros, que se limitan a hacer un par de comentarios y seguir con sus historias como si fuese algo común. Y las bromas, como ya he dicho. Hay un chiste prácticamente cada dos viñetas, casi siempre muy blanquito y jugando con las palabras. Se me ocurrió pensar que esa constante búsqueda de la carcajada influía negativamente en la trama al romper la tensión, pero realmente no se consigue esa tensión en ningún momento. Aunque tampoco estoy seguro de que se tenga como objetivo.

Es fácil criticar desde el presente lo que se dibujaba hace 70 años, y no es mi intención ni mucho menos poner por los suelos los inicios de Tezuka. Pero estos ojos son los que tengo, y con los que una persona cualquiera analizaría la obra si no supiera absolutamente nada de ella, de su época, ni de su autor. Lost World está muy por debajo de las expectativas que un adulto puede tener de un manga, y quizás sólo sería aceptable para niños en edad temprana. No me cabe la menor duda, ni seguramente le cabrá a nadie, de que si hubiera leído esto en el momento de su publicación tendría una opinión completamente opuesta. Y ya voy a dejar de disculparme, porque creo ya que he dejado claro mi punto de vista. No os enfadéis, fans de Tezuka. Sé que estáis ahí.


TESTING CON SPOILERS

Uno de los rasgos más característicos del autor es la utilización de los mismos personajes a lo largo de casi todas sus obras, como si fuera un elenco de actores que representan unos u otros papeles según el manga. Es cierto que los roles que interpretan suelen ser casi siempre similares entre ellos, pero me parece una forma muy particular de enfocar sus historias. Así, podemos descubrir aquí al detective Mostacho y volvérnoslo a encontrar en anteriores y posteriores publicaciones de Tezuka. Y como él, a varios de los protagonistas y villanos. Como contraparte tengo que decir que los personajes no son especialmente atractivos ni tienen mayor profundidad que la de dar pie a los gags, pero tampoco es que la trama dé para mucho más. Me ha parecido curioso que el profesor Kenichi, teórico protagonista, es totalmente insustancial. Y que el parecido entre Mostacho y Butano quizás es demasiado pronunciado como para coincidir en la misma viñeta tantas veces.

Por alguna razón que desconozco y sin encontrarle mucho sentido, Tezuka incluyó en la parte dinal del manga una gran página doble con un montón de personajes de otros cómics o cortos de animación, como los de Disney o Popeye. O al menos se parece a Popeye, porque según dice se trata del profesor Júpiter. Cosas de este señor. Por terminar mencionando una de esas explosiones de violencia, aunque quizás crudeza encaja mejor, hay un momento en el que un personaje se come una chica que era una planta. Así, sin más. Tenía hambre, la mujer le pareció comestible y se la metió entre pecho y espalda sin mayores remordimientos. Un par de comentarios ofendidos por parte de sus compañeros y se acabó, a seguir con la aventura. De verdad que me mata el manga en aquellos años.


VALORACIÓN

Dibujo: 4. Totalmente infantilizado, aunque es cierto que su historia posee la misma característica.
Línea argumental: 4. Muy básica y en momentos dejada de lado para perderse en batallitas. Una simple base para meter chistes.
Personajes: 4. Son planos, pero tampoco hay pretensiones de mucho más.
Duración: 4. Se me ha hecho algo largo, incluso. Deberían haber ido al espacio antes y presentar más viñetas de fauna y flora de Mamango.

Nota para Ruff: 4

La extensa obra de Tezuka, por lo que puedo saber, sirve también para comprobar el cambio que experimenta su estilo a lo largo de los años. Aunque sus primeras obras presenten un corte tan infantil, me consta que van evolucionando hacia un manga mucho más complejo y adulto. Quizás hasta me venga bien haber empezado por su etapa más floja, por llamarla de alguna manera, para que en mis siguientes lecturas pueda comprobar cómo ha ido madurando. Como siempre digo, mucho mejor ir de menos a más que al revés.

lunes, 23 de abril de 2018

Un año después... Kingdom


Testing Manga 66 - Kingdom - 23 de abril de 2017

Me temía lo peor cuando me puse al día con este manga y desgraciadamente no me equivoqué. Leer Kingdom de manera semanal es verdaderamente tedioso. Por un lado, cada batalla ocupa una gran cantidad de volúmenes, por lo que cada capítulo avanza más bien poco. Por el otro, al alternar entre diferentes zonas del campo de batalla se pierde un poco la perspectiva general de la misma. Dos meses leyendo lo que ocurre en el ala izquierda te hacen olvidar lo que ocurre en la derecha. Si a esto le sumamos que es muy común que algunos enfrentamientos terminen en punto muerto, a veces sientes que lo último que has estado leyendo no ha servido para nada, ya que el número de soldados no vale más que para asustar.

De todas formas, me quejo de vicio. Así es el manga y no me parecía mal cuando me leía dos volúmenes al día. Kingdom sigue arrasando en ventas en Japón y cada vez más gente se engancha a la conquista de China por parte de Shin. Como la traducción más adelantada utiliza los nombres japoneses, ya me he acostumbrado a ellos y son los que usaré aquí. Me da un poco de pena dejar los chinos a un lado, que en principio son los originales. Los recordaré con cariño.

SPOILERS

Que la acción no avance es diferente a que no pasen cosas. En Kingdom pasan muchísimas cosas, pero la mayoría no tienen incidencia en la resolución de la batalla. Durante este año hemos visto cómo las cartas del enfrentamiento actual se ponían sobre la mesa. Al ser la ciudad de Retsubi indefendible, Ousen decide conquistar Gyou con el ejército completo, sin vuelta atrás. Para ello, divide las tropas enviando a Kanki a sitiar la propia Gyou, a Yotanwa a hacerle de escudo, y a su propio ejército junto a las prometedoras unidades de asalto a hacerle frente a Riboku. De esta forma, el autor añade una nueva variable a tener en cuenta para resolverlo todo: el tiempo que tardarán en quedarse sin suministros unos y otros, ya que ha llenado Gyou de refugiados.

Tras esta preparación, vamos de lleno con las batallas. Aquí es donde se nota lo que menciono de que pocas acciones sirven para algo. A lo largo de este tiempo hemos leído varios capítulos del ala izquierda de Makou y Mouten contra Kisui y Batei. Tras la brillante acción de Riboku eliminando a Makou, esta parte del ejército debía haber colapsado y darle la ventaja a Zhao. Pero Mouten, junto a la unidad Hi Shin, consigue devolver la moral a las tropas y recuperar lo perdido. Desde ese momento, se habla de que el ala izquierda está en punto muerto. Es decir, que todo sigue igual que antes de empezar pero sin Makou, un tío al que no conocíamos y que sólo ha servido para que durante unos cuantos episodios pensáramos que podía liarse. Pero no.

En el ala derecha es donde más movimiento ha habido, pero actualmente todo está también como al principio. Aquí no ha muerto nadie, incluso habiendo visto varias maniobras de peligro para unos y otros. En cierto momento, llegan Gyou'un y Chougaryuu como nuevos rivales peligrosos. Gyou'un, utilizando sus instintos, logra abrir huecos en el ala derecha que sólo Shin consigue preveer. Su plan lo frustran el propio Shin y Kyoukai, haciendo su ataque inútil. Mientras tanto, Ouhon también revierte alguna situación peligrosa. Y volvemos a lo mismo con otro flanco más sin avances.

Nos vamos al grupo de Yotanwa. Varios días sin resultados pero con un problema gordo, y es que Shun Jui Ju incendia la mitad de los suministros de Heki. El tiempo les apremia aún más que al resto y en este momento se dirigen hacia el enemigo con un ataque prácticamente suicida. Heki pidió ser uno de los pilares del ataque para enmendar su error en el que parece el primer punto de la batalla que tendrá verdadera importancia. Supongo que ganarán, o al menos conseguirán que Shun Jui Ju y los Quanrong no vayan a dar a apoyo a Gyou o Riboku.

Como ya he dicho, no son tanto quejas como constatación de la realidad del manga. Esta forma de desarrollar las batalla ha estado presente desde el inicio de la serie, así que sería muy absurdo ahora protestar por ello. Simplemente quiero mostrar mis impresiones sobre este primer año consumiendo el manga de manera semanal. Y muchos más años que serán, viendo su ritmo. Pero con el éxito que cosecha, como para decirle a Hara-sensei que cambie algo. El que tiene que cambiar soy yo.

Kingdom en el último año...

Se mantiene

Nota para Ruff: 8

lunes, 16 de abril de 2018

Un año después... D.Gray-man (II)


Testing Manga 12 - D.Gray-man - 15 de abril de 2013
Un año después... D.Gray-man - 16 de abril de 2017

¿Os acordáis de cuando se dijo que D.Gray-man iba a pasar a tener una publicación trimestral? Pues igual tenían que habernos dicho también no nos lo tomáramos tan al pie de la letra. En el último año, cuando tendríamos que haber tenido cuatro capítulos, sólo se publicaron tres. El número correspondiente a abril no salió en la fecha prevista, y está por ver si este mes tendremos el que toca. Entre esto y lo poquito que se ha avanzado en los tres episodios que han visto la luz, me replanteé hace unos días si sacar entrada o no. Si ni siquiera ha salido tomo nuevo para poner su portada como imagen. Pero como no quiero perder el ritmo, aquí voy con esto. Al menos, los dibujos de Hoshino están en su mejor momento. Si de verdad tiene un problema con su muñeca lo notará en la velocidad de dibujo, porque la calidad no se ha resentido nada.

SPOILERS

Tras todo el lío que se armó en la anterior tanda de capítulos, en ésta ha reinado mucho más la tranquilidad. El Conde se ha retirado con Wisely, y Joyd se ha quedado para hablar con Nea, lo cual no pudo hacer debido a la vuelta a la consciencia de Allen. La irrupción de Tiedoll también interrumpió este encuentro, quedándonos una conversación entre él, Allen, Kanda y Johnny. Las cenizas de Timcanpy han sido recogidas y puede que ahora obtengamos un poco más de información sobre Apocryphos, aunque quizás la más interesante sea la que Allen puede obtener de su sueño en el campo de trigo y la mansión. Si sale capítulo en abril, es posible que se descubra algo. Si no, nos vamos hasta verano. De cualquier forma, nos leemos en un año, esperando que haya material con más chicha.

D.Gray-man en el último año...

Se mantiene

Nota para Ruff: 7

lunes, 9 de abril de 2018

Testing Manga 85 - Slam Dunk


Publicación: 18 de septiembre de 1990 - 4 de junio de 1996
Autor: Inoue Takehiko
Género: Deporte, baloncesto, comedia
Volúmenes: 31

Sakuragi Hanamichi era el típico matón de instituto solamente interesado en peleas y con mala suerte con las chicas. Por eso, cuando Haruko se fijó en su altura y le preguntó si era jugador de baloncesto, éste, sin tener ni la más remota idea de este deporte, le contestó que sí. Ahora, con el único objetivo de llegar a gustarle a Haruko, Sakuragi emprende la gran travesía que le llevará a convertirse en un auténtico basket-man.


TESTING GENERAL

Acabo de leer Slam Dunk por primera vez. Sí, en 2018. Me da un poco de vergüenza, pero por diferentes motivos no he podido, o no he querido, ponerme con ella hasta ahora. Una serie icónica para la infancia de muchos gracias a su anime, el cual empecé a ver hace un par de años y del que me bajé muy pronto por considerarlo antiguo. Pero sabía que era problema de la adaptación, de cómo funcionaba la industria en los 90, y que el manga era otro cantar. Ya conocía el estilo de su autor, Inoue Takehiko, gracias a Vagabond. Así que sabía que no había lugar para la decepción.

Siempre me da mucho respeto hablar sobre obras que son consideradas referencia dentro de su género, y más si han pasado más de 20 años desde su publicación, como en este caso. Suelo intentar contextualizar y mirarlas con perspectiva, ya que en muchas de ellas hacen buena mella el paso del tiempo y los cambios en el medio hasta el día de hoy. Pero no es así en Slam Dunk. La historia de Sakuragi sigue funcionando en la actualidad casi como lo hizo en su momento. Inoue ha logrado dotar al manga de una atemporalidad que sólo se pone en entredicho de manera anecdótica con algunas normas antiguas del propio baloncesto. Los personajes, los diálogos, el humor, el ritmo, incluso el dibujo... Todo está en total sintonía con lo que podemos leer en el presente. Y ésta es una tarea titánica, digna del mejor de los trabajos. Y emociona. Vaya si emociona.

Únicamente encuentro un pero. Lástima que sea un pero tan grande. La serie está inconclusa. Tiene un final, pero no es tal. Sin entrar en detalles, ya que lo haré más abajo, supone un agujero difícil de obviar. Siempre he defendido que un buen manga, o una buena película, libro, o lo que sea, tiene que corresponder con un final a la altura. Eliminar este factor de la ecuación es tramposo, y hay que considerarlo así a la hora de hacer una valoración global. Slam Dunk no es perfecta, ni la podré considerar así por mucho que haya disfrutado cada una de sus páginas, por culpa de este detalle. Y por lo que se va viendo en las actuales obras de Inoue, parece que está abonado a esta práctica al comprobar que tanto Vagabond como Real llevan meses sin recibir un nuevo capítulo. Es una pena.

TESTING CON SPOILERS

Me he enamorado de Hanamichi. Uno de los mejores personajes principales que se me vienen a la cabeza en un manga. No sólo ya por su actitud, totalmente diferente a todos esos protagonistas de spokon que por encima de todo aman el deporte que practican. También por su evolución. Es verdad que en sólo cuatro meses experimenta un progreso irreal para un jugador, pero al final no cambia tanto desde sus inicios. Hanamichi (ya no me sale llamarlo por su apellido, es uno más de mi familia) no sabe jugar a baloncesto, y va creciendo y haciéndose fuerte en aquellos aspectos que no requieren una técnica depurada. No hace un dribbling en todo el campeonato, ni mete un triple, ni anota con un rectificado. Se hace fuerte con los rebotes, una de las partes más instintivas y menos espectaculares del baloncesto. Tarda varios encuentros en conseguir no ser expulsado, y algunos más en anotar su primera canasta. Sin contar el último partido, el momento que más me ha emocionado del manga fue el de su debut contra el Ryonan. Quería ver qué podía hacer Hanamichi porque sabía que no sabía hacer nada. Qué diferencia respecto a otros spokon, en los que sabes que el protagonista lo puede hacer todo.

Y qué decir de la canasta ganadora contra el Sannoh. Inoue me engañó completamente. Estaba esperando el mate, ese slam dunk con el que Hanamichi soñaba desde el primer capítulo de la serie. Pero lo que elige para anotar no es la fuerza, aquello que siempre había tenido y le resultaba natural usar. Elige el tiro a media distancia, ese que tanto le costó conseguir y al que tan poca utilidad le había logrado dar hasta ese momento. Y a pase de Rukawa, cerrando el círculo de lo que le convertía finalmente en un jugador baloncesto: ganarse el reconocimiento del mejor. Aún me emociono un poco recordándolo. Cuando lo leí tuve que llorar. Por Hanamichi, por Anzai y por Akagi. Si no fuera porque el pelirrojo es todo carisma, el gorila sería mi personaje favorito del manga. Su sufrimiento y sacrificio era el mío.

De una obra así podría escribir párrafos y párrafos, pero he querido priorizar lo sentimental y centrarme un poco menos en lo técnico o los acontecimientos. A pesar de que finalmente me he quedado con su emotividad, Slam Dunk me ha sorprendido para bien por su humor. Me he reído a carcajadas muchísimas veces, destacando entre ellas cuando Hanamichi se queda corto en un mate y la hunde en la cabeza de su rival. Su rivalidad absurda con Rukawa, su costumbre de meterse las manos dentro del pantalón como si fueran bolsillos, los constantes golpes en la papada de Anzai al hablar con él... Detalles realmente graciosos que ayudan a querer tanto a Hanamichi y que a la vez me hacen pensar en lo horrible que sería tener a un compañero así en un equipo. Bendita contradicción.

Quiero terminar hablando un poco de los aspectos que menos me gustaron. No me acabó de convencer la reconversión de Mitsui. No tanto por repentina, como sí por su drástico cambio de actitud, e incluso de personalidad. Habría preferido una adaptación más gradual al equipo. También tengo mis reservas con Miyagi, al que creo que se le maltrata en cuanto a protagonismo en comparación con el resto. No me da la impresión de que haya progresado tanto como los demás, ni de que haya sido especialmente relevante en la mayoría de los partidos. El Kainan no me pareció un rival tan temible como se le supone, con un Jin al que en teoría hay que temer pero que no tiene demasiada incidencia cuando se le ve jugar. Y, por supuesto, todo mi odio hacia ese final. ¿Qué narices pasó? El manga iba viento en popa y con récord de ventas, así que todo hace pensar que la editorial tuvo poco que ver y fue una decisión de Inoue. Lo peor no es no ver los partidos restantes, sino asistir a una presentación de futuros rivales, con Morishige como máximo exponente, para no darles utilidad ninguna. Esto es señal de que probablemente hubo un momento en el que no pasaba por su cabeza terminarlo todo así. Pero por la razón que sea, Slam Dunk murió mucho antes de lo que debía.


VALORACIÓN

Dibujo: 10. Tiene todo lo que se le puede pedir a un manga así: fidelidad al deporte, emoción a través de la imagen, y capacidad de hacer reír.
Línea argumental: 8. Típica de los spokon y perfecta hasta el momento del tijeretazo. Además, el crecimiento de Sakuragi encaja de gran manera en ella.
Personajes: 10. Me quedo con Hanamichi y Akagi, pero casi todos tienen su encanto. Con la pandilla de colegas malotes del genio me he partido la caja.
Duración: 4. El gran punto flaco de la obra. No puedes plantear una historia de una forma y terminarla sin ser consecuente con ella. Así no vale.

Nota para Ruff: 9

Slam Dunk tiene bien merecida su fama como mejor manga deportivo de la historia. Aunque, personalmente, y aunque no sea popular decirlo, creo que Eyeshield 21 es un poquito mejor. Pero como he dicho casi al empezar, hay que contextualizar y saber el lugar de cada serie. Y por cuándo se publicó, lo que supuso a esas generaciones y el gran impacto que tuvo en la industria del manga y el anime japonés, no voy a rechistar a nadie que considere al Shohoku como el campeón absoluto de lo que sea. "La mano izquierda es sólo de apoyo". Aún se me pone la piel de gallina.