domingo, 30 de julio de 2017

FINAL - Inuyashiki


Testing Manga 47 - Inuyashiki - Octubre de 2015 y 2016

Publicación: 28 de enero de 2014 - 25 de julio de 2017
Autor: Oku Hiroya
Género: Gore, violencia, acción, adulto, ciencia ficción
Volúmenes: 10

Oku Hiroya pecó en Gantz de alargar demasiado una obra que ya había cumplido su papel muchos tomos antes de su polémico desenlace. Quizás por ello ha querido que en Inuyashiki no le pasara algo similar y planeó un final para un número reducido de volúmenes. A priori parece una buena idea, pero no lo es tanto cuando en mi opinión Inuyashiki tenía muchísimo que decir aún. Todo lo planteado hasta su conclusión me parece solamente arañar la superficie de lo que puede significar un hombre robótico superpoderoso en la Tierra, y ya sin entrar en lo que puede desarrollarse en cuanto a relación con el mundo extraterrestre que le creó.

La capacidad de Oku Hiroya para crear entornos de ciencia ficción es de sobra probada, por lo que no me puedo creer que no se le ocurrieran maneras de seguir manteniendo la serie y que la calidad no decayera. Inuyashiki no planteaba misterios. Al contrario que Gantz, no tenía una necesidad de respuestas que puede comprometer la trama. Su simplicidad era una ventaja, y saber cómo reaccionaría y se posicionaría la sociedad ante el omnipotente Ichiro me habría encantado. ¿Cómo sería la vida sabiendo que hay una manera de curar cualquier enfermedad por un solo individuo? ¿Viviría Inuyashiki como una ambulancia voladora? ¿Se dejaría investigar a costa de su vida para replicar su tecnología interior? ¿Cómo afectaría numéricamente a la población regional o mundial que la gente ya no muriera por enfermedad? ¿Se generaría un miedo hacia Japón por si decidieran usarle como arma? Y todo esto pensando solamente unos minutos. Las posibilidades son infinitas, y si yo puedo pensarlas, sé que Oku Hiroya también lo ha hecho, y mejor. Por tanto, me ha decepcionado tremendamente que no quisiera plasmarlas.

No me habría importado este final temprano si se hubiera producido dentro de un contexto similar a los descritos, como consecuencia de una guerra, por ejemplo. Pero lo que ha terminado pasando, y de manera totalmente inducida para poder cerrar el manga, es ridículo. Oku Hiroya ha vuelto a fallar en la conclusión, convirtiendo Inuyashiki en un simple buen manga cuando podría haber sido referencia en su género. Bien sea por miedo a cagarla o por cansancio, la mediocridad se ha adueñado de este desenlace.

SPOILERS

La conclusión de la lucha contra Shishigami estuvo a la altura del resto de la trama. Viñetas espectaculares de los mutuos ataques fueron las protagonistas durante varios capítulos. Los misiles no parecían hacerles nada ni a uno ni a otro, con la salvedad de destruir su ropa aunque respetando los pantalones. Al menos sirvieron para dejarse ambos inconscientes, momento en el cual comienzan a actuar según sus impulsos robóticos. La cámara que les sale en la cabeza ya se le había visto a Ichiro en alguna ocasión anterior, así que la batalla de dormidos no pilla por sorpresa. Los infinitos misiles dejan de lanzarse e Inuyashiki acaba ganando la pelea al arrancar los brazos de Hiro.

Tras salvar a Mari, a las demás personas en el edificio y a todo el que encuentra herido, la figura del héroe anciano se hace pública y vuelve a ser valorado por su familia. Esa familia que prácticamente le despreciaba vuelve a interesarse por él tras conseguir ayudar a la gente gracias a sus habilidades. Ichiro ya era un buen hombre antes, pero ni su mujer ni sus hijos querían saberlo. Sólo les importaba su apariencia, su estatus social y su dinero. Ha hecho falta que unos extraterrestres le convirtieran en un robot para que quisieran volver a mirarle. A algunos puede parecerles que esa nueva unión familiar es positiva. Al propio Inuyashiki se lo parece, y es normal. Pero desde el frío análisis es una realidad bastante triste. Y me encanta que se plantee así en el manga.

Con este nuevo ambiente de felicidad decide el autor concluir el manga. Aleatoriamente propone que un meteorito enorme anunciado por Donald Trump va a destruir la tierra y hacer que los dos androides desaparezcan con él. La redención de Shishigami suicidándose la entiendo. Era un personaje que debía acabar así. Incluso da un poco de pena cuando vuelve a casa de Ando a leer manga como si nada hubiera pasado. Pero no era el final que Inuyashiki y la serie necesitaban. El drama de separarle de su familia cuando habían vuelto a estar juntos está bien enfocado, pero es a costa de restarle vida a una historia con muchísimas posibilidades. Qué decir ya que no he dicho antes sobre esto. Una pena.


CONCLUSIÓN

Quizás podría haberse terminado todo de otra manera. Alguna pequeña insinuación de lo que iba a ocurrir colocada a lo largo de la obra le habría dado más sentido al devenir posterior. Seguiría pareciéndome que es precipitado, pero al menos no me sentiría tan decepcionado. Todo esto me hace pensar en qué hara Oku Hiroya a partir de ahora. Ojalá me sorprenda, pero me cuesta creer que pueda crear una historia mejor que Inuyashiki. Por no hablar de lo absurdo que es empezar algo de cero cuando ya tenías un producto totalmente listo para trabajar con él. En un tiempo veremos si mis palabras están equivocadas. Espero que sí.

Nota para Ruff: 8.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario