domingo, 16 de marzo de 2014

FINAL - Soul Eater


Testing Manga 06 - Soul Eater (28 de enero de 2013)

Duración: Junio de 2003 - Agosto de 2013
Autor: Ōkubo Atsushi
Género: Aventura, Comedia, Acción, Fantasía
Volúmenes: 25

Debí haber escrito esta entrada hace ya mucho tiempo, coincidiendo con el final de la serie en Agosto del año pasado. Pero fui posponiéndolo y escribiendo sobre otras cosas hasta este momento, en el que por fin me he decidido.

El final de Soul Eater remonta el vuelo en cuanto al nivel anterior, sin alzarse mucho eso sí, para dejar una sensación aceptable. La caótica esencia que se respiraba en sus últimos volúmenes no desapareció, aunque sí que se tranquilizó. La batalla final combina grandes momentos de lucha pura, reflexiones y secretos desvelados. Y por supuesto, el dibujo extraordinario que acompañaba toda la serie se mantiene. Si bien no estoy demasiado de acuerdo en cómo ha transcurrido todo, sí que estoy contento con que Ōkubo dejara totalmente cerrada la trama. No me gustan demasiado los finales abiertos.

SPOILERS

Mucha palabrería. Ojo, es normal que en batallas en las que se enfrentan diferentes ideas, personalidades y motivos tengan tanto diálogo. Pero la mayoría era muy superficial, muy hablar por hablar del miedo, de la fuerza, del control. El problema es que el Kishin me parece un ser vacío. Un enemigo final, con lo que ello representa, que no ha tenido momentos en los que demostrar qué quiere y por qué actúa. Simplemente contesta a los diversos temas que lo protagonistas van aireando. Después de asimilar a Chrona, se limita a pelear y hablar sin criterio ninguno. Solamente esboza cierto sentido cuando Kid se convierte en shinigami y revela que él también es parte de Shinigami-sama.

Soul tocando el piano y controlando la sangre negra tampoco me dejó muy satisfecho. Al final la sangre negra parece uno de esos recursos tan habituales de lo mangas, como el sharingan en Naruto, que sirve para todo según al autor le interese o no. Pero únicamente por crear a partir de ella el vestido que lleva Maka al final, voy a perdonar todas las incongruencias. De las mejores imágenes de la serie. ¿He dicho ya que me encanta Maka? Sí que me gustó también el uso como sello que dan a esa sangre, cubriendo la luna. No entendí qué tiene que ver el Brew ahí. Nunca supe qué hacía realmente el Brew. Otro sharingan más. 

El sacrificio de Chrona y la muerte de Shinigami-sama me parecen muy acertados. Esta situación no podía terminar sin ninguna baja. El Kid shinigami, tanto en diseño como en concepto, es una gran conclusión. Curioso toque de humor relativo a los pechos que se da al final, un poco desubicado, pero que no me molestó. Al fin y al cabo Soul Eater siempre ha bebido de esas bromas y el ambiente distendido. Me encantaron las últimas páginas, con Soul y Maka hablando sentados frente a Shibusen. El dibujo de Ōkubo logra implicarme completamente con las emociones de los personajes. Si a vosotros también os gusta, os recomiendo echar un ojo a su artbook, imprescindible para fans. Y siguiendo con su arte, hay que destacar las escenas de batalla muy positivamente, sobre todo las de Black Star.


CONCLUSIÓN

Estoy satisfecho con el final. Para todo lo pesimista que era hace más de un año, ha logrado que acepte el cambio de Soul Eater y sonriera en el último capítulo. Cuando empecé a leerla no imaginaba el fin así, pero los años pasan y los autores evolucionan, para bien y para mal. Y para bien evolucionó el tremendo dibujo de la serie, con el que incluso en sus peores momentos, me hizo estar pegado a cada capítulo. Buenas noches sin luna ahora, Death City. Han sido unos años bonitos que siempre recordaré.

Nota para Ruff: 6.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario